Razones por las que no eres millonario.

Razones por las que no eres millonario.

La razón de por qué no eres un millonario (ni estás encaminándote para convertirte en uno) es realmente sencilla: No piensas como rico.


A lo mejor asumes que tu falta de riqueza se debe a que no ganas suficiente dinero. La verdad es que para la mayoría de las personas, el hecho de convertirse o no en millonario tiene poco que ver con la cantidad de dinero que ganan.


La clave del éxito está en la forma en cómo manejas y tratas el dinero en tu vida diaria.
A continuación conocerás una lista de posibles razones que explican por qué no eres un millonario


 Te importa lo que piensan los demás: 
Si estás compitiendo en contra de tus amigos, vecinos y parientes, y sus posesiones materiales, entonces estás desperdiciando tu dinero en “juguetes” para impresionar a los demás en vez de construir tus riquezas.
Es hora de que empieces a trabajar pensando sólo en ti, tu pareja y tus hijos.


 No tienes paciencia: 
Hasta que llegara la era de las tarjetas de crédito, era difícil gastar más de lo que uno tenía. Esa no es la realidad de hoy.
Si tienes deudas de tarjetas porque no pudiste esperar hasta tener suficiente dinero comprar algo en efectivo, entonces estás ayudando a otros a hacerse rico mientras navegas deudas.


Tienes malos vicios: 
Ya sea que fumes, bebas, juegues o practiques otro vicio, tus malos hábitos están utilizando gran parte del dinero que podrías ahorrar para construir riquezas.
La mayoría de las personas no se dan cuenta del costo de sus malos hábitos que a veces se extiende más allá del costo inmediato.
Fumar, por ejemplo: Costear este vicio cuesta mucho más que el atado de cigarrillos que compras a diario.
Fumar también tiene un impacto negativo en el crecimiento de tus riquezas ya que tienes que pagar mayores primas de seguros, y podrías perder miles de dólares en gastos de salud

No tienes un plan:

Es difícil construir riquezas si no te has tomado el tiempo para determinar qué es lo que quieres.
Si no cuentas con una lista precisa de metas y objetivos, es muy probable que nunca alcances el éxito. Tienes que ir más allá de repetir siempre en tu cabeza “yo quiero ser millonario“.
Para lograrlo necesitas establecer metas de ahorro e INVERSIONES, y desarrollar un plan específico que te ayudará a cumplir esas metas a corto, mediano y largo plazo.
Expertos sugieren que escribas tu plan en un papel y lo guardes en un lugar seguro. Luego revisa tu plan todos los meses para ver cómo vas.


 No te has preparado: 
El dinero, como todo en la vida, puede irse tan rápido como llegó. Aunque creas que lo tienes controlado, no es así, y cualquier imprevisto puede dar al traste con tu plan de ahorro y tu objetivo de ser millonario/a. Así que debes estar preparado/a para cualquier sorpresa, y una manera de hacerlo es teniendo un buen seguro "por si las moscas".

Trataste de ganar dinero rápido:
 Para la gran mayoría de nosotros, la riqueza no llega de forma instantánea. Puede que pienses que cualquiera puede ganarse la lotería, pero es más probable que te caiga un rayo a que le aciertes a la lotería con el premio gordo.
El deseo de querer hacerte rico rápidamente se extiende a la forma en cómo inviertes, con resultados similares.


 Confiaste en otros para manejar tu dinero:
Piensas que otros tienen más conocimientos sobre asuntos financieros, y confías exclusivamente en su juicio para decidir dónde y cómo invertir tu dinero.
Escucha bien a los consejos de otras personas para obtener nuevas ideas, pero al final eres tú quien debe decidir el futuro de tu dinero.


Inviertes en cosas que no entiendes: 
Escuchaste que tu amigo Manuel ganó mucho dinero en un negocio en particular y tu, por supuesto, quieres hacer lo mismo.
Lo cierto es que si Manuel ganó dinero, lo hizo porque él entendió cómo invertir y le funcionó.
Tirar tu dinero comprando un negocio o invirtiendo en acciones sólo porque alguien más ganó dinero haciéndolo es una acción peligrosa.
Si no entiendes bien cómo funciona el negocio en que te estás metiendo, es probable que prosperes, pero también estás aumentando tus posibilidades alejarte de obtener posibles riquezas.


 Sufres de “temor financiero”:
 Tienes tanto miedo de arriesgar lo que tienes que prefieres guardar todo tu dinero en una cuenta de ahorros, aunque pierdas debido a la inflación.
Al mismo tiempo, te niegas a colocarlo en una cuenta donde obtendrías mayores dividendos por el temor de perderlo en el proceso.
 Ignoras tus finanzas:
 De pronto tienes la actitud de que si ganas lo suficiente, tus finanzas personales se cubrirán por sí solas. Si tienes deudas, piensas que se pagarán solas en el futuro.


Desafortunadamente no funciona así; para llegar a ser rico hace falta planificación, ya que no es algo que ocurre por arte de magia


 En realidad, probablemente uno o más de los factores mencionados anteriormente te han mantenido alejado de la posibilidad de convertirte en millonario.
Ahora debes revisar la lista de nuevo con profundidad, y reflexionar según tu comportamiento financiero.


Si de verdad quieres ser millonario, alcanzar esa meta está en tus manos, pero primero debes enfrentar -y solucionar- las trabas que en la actualidad te evitan crear tus propias riquezas.


Fuente dinero.es.msn.com


No hay comentarios.: