“¡Lo que tienes en tu cabeza jamás te lo podrán robar!”

“¡Lo que tienes en tu cabeza jamás te lo podrán robar!”
Todavía recuerdo éstas palabras sabias pronunciadas por mi padre cuando yo era una niña. Como todo padre, él hizo grandes esfuerzos para entregarnos la mejor educación posible.

Todos los padres lo hacen. A la hora de mandar a sus retoños a la escuela, buscan la mejor alternativa a su alcance y se preparan para hacer el sacrificio de mandar a sus hijos a un establecimiento educacional durante los próximos 12 años de su vida.

Todo esto está bien y es recomendable. La educación es la llave hacia cualquier logro en la vida adulta de un ser humano y es el fundamento del progreso de una sociedad.

Sin embargo, es importante que todo padre reconozca que hay áreas en la educación de sus hijos que no van a ser fomentadas en el sistema de educación tradicional.

Entre ellas, las tres áreas más importantes son:

1. La educación emprendedora
2. La educación financiera
3. La educación de liderazgo

¿Emprendedor o empleado?

La mayoría de los padres no se cuestionan el hecho de que las escuelas se enfocan en preparar a sus alumnos para que se puedan insertar con éxito en el mercado laboral. En otras palabras, los preparan para que puedan encontrar un buen empleo en su vida adulta.

Usted dirá: “¿Qué tiene de malo?”

Absolutamente nada. Al menos que usted quiera que su hijo sea una persona con un espíritu emprendedor y que sepa cómo transformar una buena idea en algo beneficioso para sí mismo y para su comunidad.

Para entender la diferencia entre una educación emprendedora y una formación que prepara a nuestros hijos para un empleo, miremos con detención la metodología que se usa en el sistema de educación tradicional:

En una escuela se enseña cierta materia escogida por el Ministerio de Educación de cada país y se evalúa la adquisición de estos conocimientos a través de un sistema de notas. Los alumnos son vistos como contenedores que deben ser llenados con dicha información.

Los estudiantes que mejor logran asimilar los contenidos, sacarán mejores notas y tendrán mejores posibilidades de aspirar a un buen trabajo cuando llegan al final de la cinta transportadora de los 12 años de colegio.

Con éste enfoque es poco probable que el niño desarrolle habilidades emprendedoras ya que éstas por esencia requieren que se le permita explorar, elaborar ideas propias y experimentar por su propia cuenta.
¡Un curso lleno de niños que exploran y experimentan en forma individual sería una verdadera pesadilla para un profesor!

¿Cómo pueden los padres fomentar las habilidades emprendedoras de sus hijos?

Para poder complementar la educación académica de sus hijos con una educación que fomente las habilidades emprendedoras, los padres deben inspirar a sus hijos a explorar y a elaborar proyectos propios, aunque no estén incluidos en el currículo del colegio.
Déjelos perseguir sus intereses individuales, aunque no les vea mucho futuro por ahora. Recuerde que el proceso de aprendizaje es mucho más importante que el producto final. El niño debe trabajar en forma individual, por iniciativa propia, con entusiasmo y dedicación.

Permita un espacio de tiempo en el cual sus hijos puedan desarrollar lo que está en su corazón. Incentívelos a experimentar. Apóyelos y ayúdeles a adquirir una visión por lo que podrían lograr con cierto talento o habilidad.

Es importante que los padres les transmitan comprensión y apoyo cuando un niño emprende en un proyecto por su propia cuenta, en vez de reprimirlo porque no ha hecho sus tareas.

Los padres que exigen un buen rendimiento escolar sobre todas las cosas deben cuestionarse si no estarán ahogando una pasión que tiene un gran potencial para el futuro de sus hijos.

¿Inversionistas o endeudados?

Si sus hijos terminan el colegio sin saber llevar una chequera, organizar un presupuesto, conocer el poder del interés compuesto y no saben cómo invertir lo que ganan, tienen un gran vacío en su educación.

Lamentablemente la gran mayoría de los establecimientos no preparan a sus alumnos en el área de la educación financiera. El resultado está a la vista: el nivel del endeudamiento juvenil es alarmante. En Chile, más de la mitad de los jóvenes entre 15 y 25 años de edad está endeudado con una tarjeta de crédito y el 30% de ellos están morosos. (Fuente:www.injuv.gob.cl/pdf/quintaencuestanacionaldejuventud.pdf)
¡Una muy mala manera de comenzar la vida adulta!

¿Qué pueden hacer los padres para entregar una educación financiera idónea?

Es importante que toda la familia adquiera educación financiera. Los hijos copian lo que hacen sus padres. Si los padres se tientan con cualquier nueva adquisición al visitar una tienda, los hijos también lo harán. En cambio, si los padres tienen buenos hábitos de ahorro y son sabios en la administración de sus recursos, los hijos también lo serán.

¿Mandarán o serán mandados?

Es importante que nuestros hijos aprendan a ser buenos líderes. En la Biblia dice que el rey David sirvió bien a su generación. ¿No quisiera que sus hijos tuvieran un impacto sobre su comunidad en vez de estar sumidos en sus propias necesidades durante toda su vida?

El mundo necesita buenos líderes. Las cosas malas suceden porque las personas buenas no supieron liderar y se quedaron calladas en momentos decisivos.

Aún si no realizan grandes hazañas, tienen que saber cómo ejercer un impacto positivo sobre las personas que los rodean, porque todos los adultos poseen un círculo de influencia de mayor o menor envergadura.

Nuestros hijos se transformarán en líderes al fundar una familia. Si queremos que sean esposos y padres responsables, que además tengan alguna influencia sobre sus pares y que sean personas que sepan servir bien a su generación, debemos enseñarles a ser buenos líderes.

¿Cómo podemos fomentar las habilidades de liderazgo en nuestros hijos?

Definamos lo que es un buen líder:
Un buen líder debe tener fortaleza de carácter, estar consciente de su responsabilidad por la vida de los demás y estar dispuesto a asumirla.

También debe poseer la capacidad de tomar decisiones, tener compromiso con su causa y la valentía de mantener su postura en la adversidad.

Para que sus hijos aprendan a liderar de ésta manera, usted debe hacer 3 cosas:

1. Sea un buen modelo para sus hijos.
2. Enséñeles valores y entregue una educación que fomente sus habilidades emprendedoras.
3. Provea a sus hijos con buenos mentores. Busque cómo rodearlos de personas íntegras que los inspirarán a ser grandes.

¡Prepare a su hijo bien para el futuro!

Con respecto a este tema voy a citar dos situaciones iguales: Belén (8años) y Lucas (9años).

Belén, su papa todo los días le da $2 para la merienda de la escuela, un día Belén se porto mal y su papa la castigo diciéndole que al día siguiente no le daría su dinero para la merienda y así fue.
Belén no podía quedarse sin merienda ese día, que hizo para obtener el dinero que su papa no le dio, con papel glasé, cartulina y otros materiales que tenía a su alcance fabrico anillos de colores y se los vendía a sus compañeras por $0.25centavos, fabrico una buena cantidad como para la merienda de ese día.
Cuando su mama se entero de lo que había hecho Belén la retaron y castigaron porque ellos tenían miedo que las autoridades de su escuela creyeran que Belén estafo a sus compañeros. Cuando le preguntaron a Belén porque lo hizo respondió diciéndoles:
“Tuve que usar mi ingenio para tener mi propio negocio y no perder mi merienda”

Lucas, desde su nacimiento se crio con otro tipo de información, sus papas siempre lo alentaron a que si ahorraba muchos tarros con monedas podía comprarse un cuatriciclo. Este año Lucas cuando comenzó las clases tuvo una idea genial: venderles bolsitas con caramelos, chicles, chupetines, etc. a sus compañeros, con un poco de dinero que tenía ahorrado más el dinero de las ventas de sus bolsitas en la primera semana de clases se pudo comprar una mochila escolar.

Conclusión de estas dos historias:

Belén una hija totalmente diferente a su familia, con sus papas aferrados a sus actividades muy tradicionales (Empleados Publico y Negocio Tradicional de Ventas de Productos) por su información optaron por castigar a Belén que había tenido una excelente idea para ganar dinero decentemente, cuando en este caso tendrían que haberla apoyado totalmente en su accionar.

Lucas, apoyado y aconsejado permanentemente por su papa con respectos a negocios no tradicionales (Su papa Renato Rodríguez CEO de SAGD), en este caso de las ventas de bolsitas con dulces obtuvo un total apoyo por parte de ellos.

"NO LIMITEMOS LA IMAGINACION Y LAS BUENAS IDEAS DE NUESTROS HIJOS, AL CONTRARIO FOMENTEMOS SU CREATIVIDAD Y APOYEMOSLOS PARA QUE LAS PUEDAN CUMPLIR".
Marcelo Balmaceda.

No hay comentarios.: