¿La muerte es parte y consecuencia de la vida?

 ¿La muerte es parte y consecuencia de la vida?

La semana del 13 al 19 de junio fallecieron dos personas muy cercanas a mí y des pues de esa semana me di cuenta que hablar de la muerte  se considera tabú o de mal gusto. Al muerto se lo encajona,  se lo tapa, se lo camufla con flores y olores. Sin embargo un hecho tan cercano y propio del ser humano necesita ser entendido para saber vivir mejor.

La muerte es parte y consecuencia de la vida...

..Considero que hay que aceptar este simple hecho: sin la muerte, la evolución no sería posible, y jamás hubiéramos llegado a plantearnos estas cuestiones.- Y sólo muere lo que alguna vez vivió, la fecha de vencimiento de los seres vivos es parte de la maquinaria de la vida.-

La muerte es un engranaje del proceso del cambio continuo, de la emergencia de lo nuevo, así como el olvido es imprescindible para el buen funcionamiento de la memoria.-

“Quién sabe si lo que llamamos muerte no es sino vida; y la muerte, en cambio lo que juzgamos que es vida?”


El proceso de la vida tiene distintas etapas que marcan a los hombres. Cuando se nace es una instancia de alegría desbordante para quienes esperan con ansia la llegada de un hijo. Cuando se crece la niñez, la juventud, la adultez y la vejez proporcionan experiencias para vivir. La muerte trae dolor, angustia por la persona que nos deja. Sin embargo, ¿Qué es la muerte? ¿Se está preparado para enfrentarla? ¿Por qué es importante morir? Múltiples interrogantes que serán respondidas por cada uno de ustedes y sus creencias.

La sociedad actual le teme a la muerte porque en gran parte de ella abunda la mediocridad, la falta de visión y grandeza. Nos refiere: “los grandes problemas de la vida: el amor, la muerte, el destino, la autorrealización, el lograr un sentido a la existencia no se los plantea la gente sino que simplemente se dejan vivir”.

El temor a morir es latente y ello se origina porque las personas no reflexionan de una forma profunda sobre la vida.  “la muerte es una solución perfecta de piedad para no sufrir los hechos biológicos del envejecimiento, la demencia, los malestares y otras enfermedades”.

A diferencia de las culturas antiguas que se entendía la vida como una preparación para la muerte, en la sociedad actual el hombre vive despreocupado de ella y cuando llega el momento de morir no está concienciado de lo que significa.
La muerte es un hecho duro de entender porque impera el instinto de conservación del ser humano. “La muerte es como un garrotazo, es la humillación de nuestra existencia”.

Como se sabe en la muerte fallecen unos, nacen otros una y otra vez. Podemos compararla con la poda de un árbol “se corta vida para que nazca nueva vida”. Asimismo, se debe vivir con total desapego de los bienes materiales, porque cuando se desaparece de esta existencia “uno lleva los valores, la fe, el bien que hizo a los demás y eso se recoge cuando uno fallece”.

Si este hecho se mira como un horizonte al cual todos vamos a llegar, se asumen ideales y la vida en el momento presente se vive a plenitud. Por último, “nadie ignora que la muerte llega sin avisar, en forma sorpresiva y, por lo tanto, se debe tener una preparación permanente”.

Estamos abocados a la muerte como el día está abocado a la noche y tanto muerte como vida son como dos hermanas inseparables y unidas. Si eliminas a la primera le quitas el cimiento a la vida, la despojas de su sentido, de su necesario final. 

Para terminar les dejo una frase de  Fenelón (teólogo católico, poeta y escritor francés): 
"La muerte sólo será triste para los que no hayan pensado en ella".



No hay comentarios.: